Los árboles tropicales de larga vida juegan un papel de gran tamaño en el almacenamiento de carbono

Un grupo de árboles que crecen rápido, viven largas vidas y se reproducen lentamente representan el grueso de la biomasa — y el almacenamiento de carbono — en algunas selvas tropicales, dice un equipo de científicos en un artículo publicado esta semana en la revista Science. El hallazgo de que estos árboles, llamados pioneros de larga vida, juegan un papel mucho más importante en el almacenamiento de carbono de lo que se pensaba anteriormente puede tener implicaciones en los esfuerzos para preservar los bosques como estrategia para combatir el cambio climático.

«La gente ha estado discutiendo sobre si estos pioneros de larga vida contribuyen mucho al almacenamiento de carbono a largo plazo», dijo Caroline Farrior, profesora adjunta de biología integrativa en la Universidad de Texas en Austin e investigadora principal del estudio. «Nos sorprendió descubrir que sí lo hacen».

No está claro hasta qué punto las selvas tropicales pueden ayudar a absorber el exceso de dióxido de carbono en la atmósfera producido por la quema de combustibles fósiles. Sin embargo, el nuevo estudio proporciona información sobre el papel de las diferentes especies de árboles en el almacenamiento de carbono.

Utilizando datos obtenidos durante más de 30 años de una selva tropical en Panamá, el equipo ha descubierto algunas características clave de los árboles que, cuando se integren en modelos informáticos relacionados con el cambio climático, mejorarán la precisión de los modelos. Con el modelo mejorado del equipo, los científicos planean comenzar a responder preguntas sobre lo que impulsa la composición del bosque a lo largo del tiempo y qué factores afectan al almacenamiento de carbono.

La mayoría de los modelos existentes del sistema terrestre utilizados para pronosticar el clima mundial dentro de varias décadas, incluidos los utilizados por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, representan los árboles de un bosque como si fueran todos básicamente iguales.

«Este análisis muestra que eso no es suficientemente bueno para los bosques tropicales y proporciona un camino a seguir», dijo Farrior. «Demostramos que la variación en el crecimiento, la supervivencia y la reproducción de las especies de los bosques tropicales es importante para predecir el almacenamiento de carbono en los bosques».

El proyecto fue dirigido por Nadja Rüger, investigadora del Centro Alemán para la Investigación Integradora de la Biodiversidad (iDiv), Halle-Jena-Leipzig.

Además del hallazgo sobre los pioneros de larga vida, el equipo descubrió que la composición de un bosque tropical a lo largo del tiempo depende de la forma en que cada especie de árbol equilibra dos conjuntos diferentes de compensaciones: el crecimiento frente a la supervivencia (por ejemplo, un tipo de árbol puede crecer rápidamente pero morir joven) y la estatura frente a la reproducción (otro puede crecer alto pero reproducirse sin prisa). Trazar cada especie como un punto en un gráfico basado en el lugar en el que caen a lo largo de estos dos ejes diferentes permitió a los científicos tener un modelo más sofisticado y preciso que los anteriores, que por lo general se centraba exclusivamente en el primero de estos dos equilibrios o parametrizaba los grupos por medios diferentes.